La Solución

Hay más acerca de esta historia que los datos presentados. Trabajando juntos(as) podemos desarrollar nuevas prioridades públicas que valoren la salud de nuestros niños y niñas. CCHE consiste en la construcción del apoyo público para intervenciones comunitarias que puedan apoyar a las familias a vivir vidas más saludables. Para lograr esto, es crucial que vayamos más allá del enfoque tradicional en la promoción de la salud en comunidades raciales y étnicas de "alto-riesgo" y considerar las causas ambientales en la raíz del problema.

El uso de suelo y las políticas de planificación, las inequidades en los recursos de educación pública, los patrones de venta en tiendas pequeñas, la pobreza y otros aspectos aumentan la epidemia de obesidad en las comunidades de color. El acceso limitado a alimentos saludables y lugares seguros para jugar –aún en la escuela – y el alto estrés asociado a vivir en la pobreza están entre los muchos retos para cambiar las conductas individuales. No puede haber un enfoque comprensivo para enfrentar y reducir la pandemia de obesidad sin el apoyo a un cambio del ambiente que se ocupe de los alimentos y de los ambientes urbanos y políticos a nivel local.

Una entrevista breve con la Sra. Makani Themba-Nixon, Directora de Programa, Comunidades Creando Ambientes Saludables (CCHE, por sus siglas en inglés)

P: ¿Cuál es su visión de un ambiente saludable?
Un ambiente saludable es la suma total de la forma en que se organizan las leyes, normas, estructuras programáticas y sistémicas, instituciones, comunicaciones y tecnologías, cultura, belleza, naturaleza y el ambiente construido así como las relaciones humanas (incluyendo el acceso al poder y a la toma de decisiones) para apoyar y mantener una comunidad saludable.

Hablando concretamente, esto significa tener vecindarios y comunidades con áreas verdes y recreativas, con viviendas económicas y sustentables, buenos trabajos y alimentos disponibles que son saludables, frescos y a precios razonables producidos en ambientes de trabajo justos. Los niños y las niñas prosperan sintiéndose seguros, felices y cuidados. Las familias están apoyadas y conectadas a redes amplias. La educación y los servicios satisfacen las necesidades de la comunidad. Los vecinos están comprometidos a participar en el gobierno de sus comunidades de una forma justa y colaborativa. Existen diversas formas de comunicación y expresión cultural y acceso a tecnologías que ayudan a aumentar el capital humano y social dentro de la comunidad.

P: ¿Cuáles son las dinámicas sociales y los obstáculos sistémicos que en muchas ocasiones obstruyen el camino hacia esa visión de lograr una vida saludable en las comunidades de color y las naciones indígenas?
Los estudios son claros. Nuestra buena salud es tanto el producto de factores ambientales como la vivienda, trabajos, educación, entre otros factores sociales, al igual que la conducta individual. De hecho, los sistemas, políticas públicas y prácticas institucionales también juegan un papel significativo en la formación de la conducta individual. Como resultado de la discriminación y el racismo histórico y presente, muchas comunidades de color y naciones indígenas no tienen disponibles los sistemas para mantener un ambiente saludable. Por ejemplo, la distribución injusta de ingresos por impuestos ha significado escuelas públicas con recursos insuficientes, menos inversiones en la infraestructura y aceras peatonales y menos opciones de parques y recreación para las comunidades de color. Las prácticas de mercadeo predatorias y discriminatorias han resultado en un exceso en la concentración de tiendas de alimentos no saludables y la falta de establecimientos que vendan alimentos frescos, saludables y a precios razonables en las comunidades de color.

Para muchas comunidades, tomar decisiones saludables significa tener que navegar en un ambiente lleno de barreras. ¡Simplemente no es justo! Afortunadamente, existe un movimiento comunitario de base para cambiar esto.

P: ¿Qué es para usted lo más excitante de esta iniciativa?
Comunidades Creando Ambientes Saludables desarrollará y ampliará todo el gran trabajo que está ocurriendo a través de los Estados Unidos para ayudar a las comunidades a resolver juntos estos problemas. Esta iniciativa involucra a las personas viviendo con estos problemas como líderes y agentes de cambio, incluyendo organizadores de jóvenes y líderes jóvenes. Es la mejor forma de lograr cambio y me siento orgullosa de que CCHE estará invirtiendo recursos significativos―económicos, técnicos y más― en donde son más necesarios.

P: CCHE invertirá fondos en veinte grupos durante un periodo de seis años para trabajar en la promoción de políticas públicas en comunidades de color y naciones indígenas. ¿Cuál es su visión a largo plazo de cómo el trabajo impactará y desarrollará el poder de estas comunidades?
Creo que la visión a largo plazo nos lleva de vuelta al principio de esta entrevista: ¿cuál es nuestra visión para un ambiente saludable? Si hacemos nuestro trabajo correctamente, estos grupos acercarán a sus comunidades a lograr el sueño de tener un lugar saludable donde vivir― e inspirarán a cientos de comunidades con su trabajo y las historias que forjaron en el camino.